CÓDIGO EMOCIÓN

El Código de la Emoción es una nueva herramienta, sencilla y eficaz que sirve para liberar aquellas emociones atrapadas que llevamos en nuestro cuerpo, liberándonos de la pesada carga que arrastramos del pasado.

Si quieres abrir tu corazón a la felicidad y al amor de nuevo…

Si deseas comunicarte con tu voz interior…

O si te propones reparar los traumas del pasado…

Quizá liberar las causas del dolor y de la enfermedad en tu cuerpo…

Si has decidido vivir la vida desde el corazón y ser quien realmente eres…

 Con el Código de la emoción, ¡sí se puede!

Creado por el Dr. Bradley Nelson, medico holístico desde hace más de 20 años, el Código de la emoción da a conocer cómo funciona la mente subconsciente, descubriendo que las emociones pueden quedar atrapadas en el campo energético.

Las emociones atrapadas

Son emociones que no se procesan completamente, que no “son” y “dejan de ser”, sino que quedan de alguna manera “aferradas” al cuerpo físico. Esto genera una energía negativa que a su vez provoca un estrés físico y emocional capaz de crear problemas físicos, dolores, auto-sabotajes, dificultades en las relaciones, etc.

Sin embargo, estas emociones pueden ser liberadas, allanando el camino para vencer los obstáculos del pasado y ayudarte a vivir una nueva vida en tu relación de pareja, con tu familia o tu trabajo.

 Deshacerte de ellas es crucial para tu calidad de vida, y además es posible liberarlas en una sola sesión.

“El médico del futuro no dará medicinas, sino que hará que sus pacientes se interesen por el cuidado de la estructura humana, la dieta y la causa y la prevención de las enfermedades.”
(Thomas A. Edison)

el codigo de la emocion

Si estas interesado en una sesión en la que podrás liberar tus emociones atrapadas,

ponte en contacto conmigo y estaré encantado de atenderte.


TESTIMONIOS

“Estas Navidades me hice un esguince de tobillo y desde entonces me encontraba más triste y con más ansiedad. Lo achaqué al esguince y al hecho de pasar mucho tiempo en casa pero resuelto el esguince seguía sin encontrarme animicamente bien. Eduardo, con unas maniobras muy sencillas, consiguio liberar las emociones atrapadas relacionadas con el esguince y otras emociones de hace mucho tiempo y sólo puedo decir una cosa: parece increible, pero el Código Emoción funciona y además rápidamente. Muchas gracias.”
Beatriz Tierno